Vitaminas en la lactancia

Las Vitaminas

Todas las vitaminas, minerales y alimentos donde encontrar vitaminas.

Durante la lactancia no es que tengas que seguir una dieta especial, pero sí una dieta saludable. La dieta saludable debe incluir frutas y verduras diarias, alimentos con almidón, como el pan integral, pasta, arroz y patatas y alimentos con fibra. Después del parto, algunas mujeres tienen problemas intestinales y estreñimiento. La fibra ayuda con ambos problemas. Las mujeres lactantes también deben consumir proteínas, como la que se obtiene en la carne magra, pollo, pescado, huevos y legumbres. Los productos lácteos, como leche, queso y yogur contienen calcio y son una fuente de proteínas. También deben beber mucho líquido.

Vitaminas recomendadas en la lactancia

Durante la lactancia, se recomienda tomar suplementos vitamínicos que contienen 10 microgramos (mcg) de vitamina D. Puedes obtener todas las vitaminas y los minerales que necesitas de una dieta variada y equilibrada.

Imágen de vitaminas en la lactancia

Los aperitivos siguientes son rápidos y fáciles de hacer y te darán energía y fuerza durante la lactancia:

  • Fruta fresca.
  • Bocadillos rellenos con ensalada, queso rallado, puré de salmón o carne fría.
  • Yogures y queso fresco.
  • Hummus con palitos de pan o verduras.
  • Albaricoques, higos o ciruelas pasas.
  • Verduras y sopas.
  • Cereales, muesli y cereales integrales enriquecidos.
  • Bebidas lácteas o zumos de frutas.

Efecto de las vitaminas en la lactancia

Las madres lactantes necesitan un montón de vitaminas y minerales en su dieta con el fin de dar a sus bebés toda la nutrición que necesitan. Mientras que muchas mujeres pueden obtener suficiente nutrición de su dieta, otras necesitan tomar vitaminas diariamente para prevenir posibles deficiencias. Sin embargo, las cantidades excesivas de ciertas vitaminas pueden causar problemas para las madres lactantes o los niños pequeños.

Incluso después de que una mujer de a luz, puede continuar tomando sus vitaminas prenatales para la lactancia. Las mujeres que amamantan tienen más probabilidades de tener deficiencias en las vitaminas D y K. En general, las mujeres que consumen una dieta saludable pueden aportar las cantidades adecuadas de vitaminas y minerales esenciales a sus bebés a través de la leche materna. Sin embargo, en ciertos escenarios los suplementos pueden ser necesarios. Por ejemplo cuando las mujeres reducen las calorías de su dieta durante la lactancia o cuando siguen una dieta estricta, como las veganas.

Algunas vitaminas pueden incrementar el suministro de leche de la mujer. Se aconseja tomar vitaminas solubles en agua para dar a la lactancia un impulso, al menos hasta un cierto punto. Estas vitaminas incluyen las vitaminas del complejo B y la vitamina C. Sin embargo, las mujeres que amamantan no deben exceder los límites o dosis máximas diarias recomendadas, de cualquier vitamina o mineral, incluida la variedad soluble en agua. Se recomienda a las madres lactantes no tomar más de 25 mg de vitamina B6 al día. Las altas cantidades de vitamina B6 pueden incluso causar que la producción de leche se reduzca o se detenga. Sin embargo, hasta la fecha no existen problemas documentados para los bebés amamantados cuyas madres superan los límites máximos de esta vitamina.

Es posible que tengas un exceso de alguna vitamina. Las vitaminas solubles en grasa se almacenan en el cuerpo y las cantidades excesivas pueden causar problemas tanto para la madre como para el bebé. De particular interés son las vitaminas A y E. Una toxicidad de estas vitaminas puede causar problemas con la visión y el sistema nervioso, especialmente cuando se toman durante un largo período de tiempo. Aunque estos problemas se refieren a las dosis para adultos de más de 4.000 microgramos por día. Estos problemas pueden ser similares en los niños. El exceso de vitamina E puede causar sangrado excesivo y posiblemente exacerbará los problemas relacionados con el corazón. Se advierte que, si bien no se ha determinado la cantidad adicional de vitamina E, los niveles extremadamente altos pueden ser tóxico para los bebés alimentados con leche materna y llegar a ser peligros.

Muchos otros suplementos de venta sin receta pueden ser perjudiciales para las madres lactantes o para sus bebés. No existe una lista determinada de las hierbas y otros remedios naturales seguros para las mujeres que amamantan, ya que sus efectos sobre las madres y los bebés no han sido bien estudiados. Estos incluyen hierbas que se cree que aumentan la producción de leche. Para obtener los mejores resultados, siempre debes consultar a tu médico de cabecera o al pediatra de tu bebé antes de tomar cualquier suplemento extra, ya sean vitaminas o hierbas, para determinar si los beneficios superan a los riesgos potenciales.

La peligrosidad para tu salud y para la del bebé se hace presente con los suplementos alimentarios o vitamínicos, ya que las cantidades de vitaminas que se obtienen de los alimentos, raramente pueden provocar toxicidad, especialmente si hablamos de las vitaminas hidrosolubles, ya que no se almacenan en nuestro cuerpo. Las vitaminas solubles en grasas que se obtienen de los alimentos tampoco presentan ninguna amenaza.

Artículos relacionados con Vitaminas en la lactancia